Resultados de la Encuesta de Jóvenes Profesionales – AUREN

El mercado laboral se encuentra en un momento de muchos cambios, alta rotación, flexibilidad, nuevas habilidades, automatización de fuerza de trabajo y procesos, revolución tecnológica, trabajo remoto, empresas más competitivas, globalización, inmigración y emigración laboral. 

Durante la pandemia, las empresas y postulantes no se animaron a tomar decisiones de cambios frente a la incertidumbre. La encuesta que realizamos en Auren Argentina permite conocer la realidad de más de 300 jóvenes profesionales, qué piensan hoy, qué buscan, sus miedos, preocupaciones, intereses, valores y su visión de futuro.

La post pandemia llegó al mundo laboral

Las empresas y los líderes deben comprender esta nueva tendencia en el mundo laboral y las motivaciones de los trabajadores. Este es el desafío frente al futuro.

Es relevante que casi el 64% de los encuestados se siente estable en su puesto de trabajo, cerca del 20% no y un 16% más o menos. También 50% expresó que están por momentos satisfechos con su trabajo, pero no siempre. Esto nos muestra que estamos frente a un público cada vez más exigente.

Respecto a los aspectos a la hora de decidir por un empleo, las oportunidades de desarrollo y crecimiento profesional son un valor aspiracional para más del 80% de los jóvenes y casi en igual medida los motiva el salario, la flexibilidad, el ambiente laboral y las oportunidades de aprendizaje.

A diferencia de generaciones anteriores donde lo principal era el salario, hoy aumentan las expectativas sobre lo que debe proporcionar un trabajo. Aunque la remuneración sigue siendo una de las principales prioridades, consideran además las oportunidades de crecimiento y desarrollo profesional, ambiente y seguridad laboral.

Frente a los cambios en el mundo del trabajo, las organizaciones se vieron obligadas a emplear nuevas formas de operar. Pero, ¿Qué eligen los trabajadores? Más del 72% de los encuestados eligen como modalidad un entorno de trabajo híbrido, el 17% espera volver a la oficina en forma presencial y solo cerca de un 10% prefiere la virtualidad total.

Lo remoto llegó para quedarse. Esto lleva a las organizaciones a rediseñar espacios laborales, mantenerse conectados, continuar desarrollando la digitalización de los procesos y establecer los canales de comunicación como pilares de trabajo.

El diferencial de las empresas. La “imagen, reputación” estuvo casi a la altura de las condiciones de contratación a la hora de elegir qué valoran de un empleo. Es decir, que para aquellas empresas que no tienen una buena imagen en el mercado, un fin sustentable y valores compartidos, les será cada vez más difícil retener y atraer talentos. 

El 65% considera mejor para su desarrollo profesional enriquecerse con distintas experiencias en varias compañías, mientras que solo el 30% desea hacer carrera dentro de una misma organización. Esto nos enfrenta al desafío de lograr disminuir la alta rotación y la pérdida de talentos. 

Visión de futuro en el largo plazo. La expectativa de más del 45% es trabajar en lo que les guste, sin importar la jerarquía ni la empresa. A su vez, el 32% se ve trabajando en una empresa en un cargo jerárquico y solo el 22% con un emprendimiento propio. Respecto a sus sentimientos frente a ese futuro. si bien casi el 55% siente incertidumbre, el 31% preocupación y el 15,5% inseguridad, al mismo tiempo el 35% expresa esperanza y el 27% confianza. 

Hoy frente a una crisis económica y un mercado laboral aún impactado por la pandemia, casi el 80% de los jóvenes se preocupan por la economía en general, el 50% por la inseguridad y el 45% por el acceso a una vivienda. El acceso a oportunidades de crecimiento y desarrollo dentro de las empresas, así como el acceso al trabajo también preocupa a un 40% de los encuestados. Casi el 30% expresó su preocupación por la educación, un 23% por el futuro de su profesión y el 20% por la salud.

Vivir afuera. Claramente ha crecido la demanda y el interés de los jóvenes profesionales para irse a vivir al exterior. Frente a esta consulta, el 70% expresó que sí se irían del país para buscar nuevas oportunidades y calidad de vida, de los cuales el 32% lo haría ya con un trabajo estable y seguro. Más del 20% se quedaría en Argentina, principalmente porque quieren apostar a su país, otros dudan de la decisión, y cerca del 5%, muy bajo porcentaje, tienen oportunidades en el trabajo actual o pueden trabajar hacia afuera en forma virtual. 

Teniendo en cuenta estas tendencias, los líderes empresarios, que incluso en su mayoría vivimos un cambio generacional, debemos evolucionar hacia este nuevo camino. Trabajar principalmente la escucha activa, la cultura, el sentido de pertenencia, beneficios, el trabajo en equipo, la flexibilidad, la visión compartida. Ayudar a los talentos a profundizar sus capacidades, a hacer carrera, a no solo atraer talentos sino crearlos. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.